Cargando
Jun 14, 2017

Urugreta lanzó ROCHAS en Uruguay

Un perfume irresistible de energía positiva

 ¿Mademoiselle Rochas? Una joven parisina, chispeante, activa, alegre, fresca, típica francesa. Inspirada en las bellas Femme y Madame, Mademoiselle Rochas se ha liberado. De ellas conserva su elegancia, pero con sus propias elecciones, ya que pretende vivir plenamente en su época.

Curiosa y audaz, juguetona y optimista, le gusta aprovechar los sitios de moda de la ciudad de la luz. Ir de shopping, visitar una galería, tomar un café en una terraza, organizar una cena romántica con vista sobre los tejados de París… Urbana hasta la punta de los pies, encarna la moda sin ni siquiera darse cuenta. Su mayor placer: pasear en bailarinas entre la rue Saint Honoré, Saint Germain des prés o el Canal Saint Martin, atravesar a grandes pasos los puentes y los jardines de la capital. Por la noche, cambia sus zapatos planos por stilettos, se aplica una bonita barra de labios intensa y se perfuma delicadamente. Lista para beber una copa entre amigos en un bar de moda, o no… lo importante es estar bien acompañada. Irradia alegría y fascina con su espontaneidad. Los códigos de seducción existen… ¿por qué no divertirse con ellos?

Hedonista, aprovecha al máximo estos instantes. Y gracias a Instagram y Snapchat puede compartirlos. Alegre y llena de luz, sabe que es esencial intercambiar sus flechazos y rodearse de risas y amistad.

Por todas estas razones, Mademoiselle Rochas posee este Frenchic natural que los demás envidian.

 

La estela Frenchic

 Para la perfumista Anne Flipo, que ha creado Eau de Parfum Mademoiselle Rochas, el objetivo era transcribir la picardía y el descaro de la joven parisina actual. Basada en el legado de las bellas creaciones que cultiva la casa Rochas, Anne ha tejido delicadamente, hilo por hilo, una fragancia de seducción. Hecha para una mujer enérgica e independiente, enamorada de la vida y de la belleza.

Al principio, el carácter chispeante acidulado del acorde de frutos rojos (grosella, grosella negra, mora) despierta los sentidos como un recuerdo de la infancia y de su despreocupación. La hiedra crujiente de un jardín a la francesa la ennoblece, creando el contraste. El acorde de manzana caramelizada, a la vez verde afrutado y ligeramente rojo acaramelado, crea adicción.

En el corazón de la fragancia, una explosión de flores, puñados de pétalos de rosas destilados, provenientes en parte de los campos exclusivos Rochas, un maravilloso jazmín de Egipto abundante, un acorde violeta flotando en el aire… Estamos en el corazón de la elegancia, romántica y ultrafemenina. La expresión misma de la seducción magnética a la francesa.

En las notas de fondo, confirmando el carácter y la estela de la sutil composición, una madera de sándalo cremosa y chic, un acorde ámbar gris dulce y confortable y unos almizcles chantilly blancos y vaporosos evocan el encaje sexy, tan apreciado por Monsieur Rochas. Y el perfume se vuelve una segunda piel.