LATAM Airlines y Aeropuerto de Carrasco le cumplieron el sueño de volar a más de cien niños y adultos

ADR_8322

El 7 de noviembre será inolvidable para funcionarios que trabajan en el Aeropuerto de Carrasco y para los adolescentes del liceo 1 de Solymar e Impulso, porque tuvieron la oportunidad de viajar por primera vez en un avión de Latam Airlines.

LATAM Airlines y el Aeropuerto de Carrasco se unieron para cumplir el sueño de volar a muchas personas que todos los días trabajan en la terminal y hacen posible que otros vuelen.

60 adultos recibieron la sorpresa.  Se trató de personas que trabajan en las diferentes empresas y organismos que funcionan en el Aeropuerto de Carrasco pero que nunca habían subido a un avión. Conformaban el grupo funcionarios de la oficina de Migraciones, Policía Aérea, Aduanas, Servicios al Pasajero, Candysur, personal de limpieza, seguridad y concesionarios.

El foco en todas las empresas y organismos que forman parte de esta comunidad aeroportuaria es articular y trabajar en equipo para dar la mejor experiencia a los pasajeros. Personas que todos los días trabajan para eso, tuvieron la oportunidad de ponerse del otro lado del mostrador.

Es así que el pasado martes a las 9 de la mañana todos pudieron vivir la experiencia de ser pasajero, atravesando primero el check-in y los controles de seguridad luego. En estas instancias los voluntarios de LATAM Airlines mostraron el entusiasmo de esta acción haciendo que todos reciban la misma experiencia que los pasajeros de LATAM Airlines reciben a diario en todas partes del mundo.

Una vez ubicados en el avión en sus respectivos asientos, esperando con ansias el despegue, con el ok del comandante, a las 10:50 horas partieron en el sobrevuelo a través de la costa esteña. Luego de la emoción inicial y las fotos desde el aire, todos pudieron apreciar Montevideo, Punta del Este y Maldonado, admirando el paisaje.

A pesar de los nervios iniciales, todos los participantes coincidieron en que se trató de una experiencia inolvidable.  Así es que dos funcionarios muy agradecidos relataron: “tengo 52 años y jamás pensé que iba a volar, fue divina experiencia”, otro exclamó: “¡por fin nos tocó a nosotros!”

Acompañaron a este grupo de adultos alumnos de los liceos de Solymar y del Liceo Impulso, que tampoco habían disfrutado de la experiencia de volar.  Sin dudas fue una jornada llena de sonrisas y emoción que permanecerá en el recuerdo, no solo de los chicos, sino también de todos los que fueron testigos de esta historia tan especial.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest